Mapa
Satélite


Ver mapa

Catedral de Salzburgo

Catedral de Salzburgo

Domplatz 1a
5020 Salzburg
+43662 8047-7950
+43662 8047-7959
Información
La Catedral de Salzburgo es el edificio religioso más emblemático de la ciudad. Su elaborada fachada y la enorme cúpula al alero del estilo italiano caracterizan este monumento del temprano barroco más importante al norte de los Alpes. Su historia está estrechamente relacionada a la naturaleza y al crecimiento del poder de los príncipe-arzobispos. La Catedral fue arrasada por incendios, reconstruida, aumentada y ampliada, dando siempre testimonio del poder y de la autonomía de los príncipe-arzobispos de Salzburgo.

La construcción original se inició bajo el mandato del Obispo Virgil, quien en el año 767 ordenó levantar una catedral en el centro de lo que antes había sido el Juvavum romano. Fue inaugurada el día 24 de septiembre de 774 y consagrada a los Patrones San Pedro y San Ruperto. En el año 1167 los seguidores del Emperador Federico Barbarroja incendiaron la ciudad y la catedral quedó totalmente arrasada por el fuego. El edificio no se reconstruiría hasta diez años más tarde, cuando el Arzobispo Konrad III de Wittelsbach encargó la reedificación de una catedral aún más bella, más grande y más preciosa que todas las anteriores. El edificio se convirtió en la catedral románica más grande al norte de los Alpes, superando en tamaño a la Catedral de Espira (Speyrer Kaiserdom).

Cuatrocientos años más tarde, el día 11 de diciembre de 1598, gran parte de la Catedral quedó destruida por un nuevo incendio. El Arzobispo Wolf Dietrich aprovechó este acontecimiento para demoler el edificio en su totalidad y elaborar un nuevo proyecto para su reconstrucción. Los habitantes de Salzburgo estaban furiosos con la actuación tan desconsiderada del Arzobispo, ya que no solo se habían destruido valiosas esculturas y las lápidas de las tumbas de los anteriores arzobispos, sino que también había mandado arar el cementerio de la catedral y llevado los huesos de los difuntos a un vertedero. Finalmente, los numerosos proyectos arquitectónicos de Wolf Dietrich se interrumpieron repentinamente debido a una disputa con Baviera por la sal, tras la cual el arzobispo fue encarcelado en la Fortaleza de Hohensalzburg por orden de su sobrino y sucesor Markus Sittikus de Hohenems. Tras la muerte de Wolf Dietrich, Markus Sittikus encargo al arquitecto Santino Solari la reconstrucción de la Catedral, que se convirtió esta vez en la primera iglesia del barroco temprano al norte de los Alpes. En medio del caos que causó la Guerra de los Treinta Años, la inauguración de la nueva Catedral tuvo que ser pospuesta, celebrándose finalmente con la llegada del nuevo arzobispo Paris Lodron el día 25 de septiembre de 1628, fecha en la que Markus Sittikus ya había fallecido. Gracias a su habilidad diplomática el nuevo arzobispo había conseguido que la ciudad apenas se viera afectada por las dificultades que causó la Guerra de los Treinta Años, por lo que la fiesta de inauguración de la Catedral fue la más grande que Salzburgo había visto jamás.

Finalmente, el poder que los arzobispos de Salzburgo habían ejercido durante siglos se vio reducido por las guerras napoleónicas y el último príncipe-arzobispo de Salzburgo, Hieronymus de Colloredo, fue destituido por el primer Habsburgo, Fernando III, Duque de la Toscana.

En 1944, un obús destruyó la cúpula y parte del ábside. Tras realizar las renovaciones necesarias, la Catedral volvió a lucir su antiguo aspecto en 1959. Las tres cifras representadas en las rejas de los pórticos de la catedral recuerdan las tres fechas de inauguración de la misma en 774, 1628 y 1959 respectivamente. En la fachada principal encontramos las cuatro estatuas monumentales que representan los apóstoles Pedro y Paulo con la llave y la espada, así como los dos patrones de la región Ruperto y Virgil con la sal y la maqueta de la Catedral. Los dos escudos situados en el gablete recuerdan a los arzobispos que construyeron la Catedral, Markus Sittikus y Paris Lodron.

Entre las joyas que se encuentran en la Catedral figuran la pila bautismal en la que fue bautizado Wolfgang Amadeus Mozart, el precioso órgano principal rodeado por figuras de ángeles con instrumentos y coronado por Ruperto y Virgil, así como los impresionantes pórticos de Schneider-Manzell, Mataré y Manzú. Wolfgang Amadeus Mozart ejerció como organista de la corte y director de orquesta y dejó en Salzburgo un legado inolvidable de numerosas obras de música religiosa.

La amplia Plaza de la Catedral forma el atrio de la misma. Alrededor del año 1660 el arzobispo Guidobald Thun encargó la construcción de los arcos de la Catedral que delimitan esta plaza. En su centro está situada la Columna de Maria, realizada en 1766-1771 por Wolfgang y Johann Baptist Hagenauer por encargo del Arzobispo Sigismund Graf Schrattenbach.

Enero, febrero, noviembre:
Lunes-sábado de 8h a 17h, domingo y días de fiesta de 13h a 17h

Marzo, abril, octubre, diciembre:
Lunes-sábado de 8h a 18h, domingo y días de fiesta de 13h a 18h

Mayo-septiembre:
Lunes-sábado de 8h a 19h, domingo y días de fiesta de 13h a 19h

Visitas guiadas gratis a concertar.
Durante la misa la Catedral no se puede visitar.
Entrada libre. Donación solicitada.

volver
© 2014 - Tourismus Salzburg GmbH - Auerspergstraße 6 - 5020 Salzburg - Tel. +43662 88987-0